The Boy In The Bubble



It was a slow day
And the sun was beating
On the soldiers by the side of the road
There was a bright light
A shattering of shop windows
The bomb in the baby carriage
Was wired to the radio

These are the days of miracle and wonder
This is the long distance call
The way the camera follows us in slo-mo
The way we look to us all
The way we look to a distant constellation
That's dying in a corner of the sky
These are the days of miracle and wonder
And don't cry baby, don't cry
Don't cry

It was a dry wind
And it swept across the desert
And it curled into the circle of birth
And the dead sand
Falling on the children
The mothers and the fathers
And the automatic earth

These are the days of miracle and wonder
This is the long distance call
The way the camera follows us in slo-mo
The way we look to us all
The way we look to a distant constellation
That's dying in a corner of the sky
These are the days of miracle and wonder
And don't cry baby, don't cry
Don't cry

It's a turn-around jump shot
It's everybody jump start
It's every generation throws a hero up the pop charts
Medicine is magical and magical is art
The Boy in the Bubble
And the baby with the baboon heart

And I believe
These are the days of lasers in the jungle
Lasers in the jungle somewhere
Staccato signals of constant information
A loose affiliation of millionaires
And billionaires and baby
These are the days of miracle and wonder
This is the long distance call
The way the camera follows us in slo-mo
The way we look to us all
The way we look to a distant constellation
That's dying in a corner of the sky
These are the days of miracle and wonder
And don't cry baby, don't cry
Don't cry



Ver traducción en Español


Acordeón:
Forere Motloheloa
Bajo:
Baghiti Khumalo
Batería:
Vusi Khumalo
Percusión:
Makhaya Mahlangu
Grabado en los "Ovation Studios" de Johannesburgo.

Guitarra acustíca:
Paul Simon
Guitarra sintetizador:
Adrian Belew
Sintetizador:
Rob Mounsey
Voces de fondo:
Paul Simon
Grabado en "The Hit Factory" de Nueva York.

© 1986 Paul Simon (BMI)
Disco: Graceland


Comentarios:
La primera canción en la que Paul Simon trabajó cuando fue a Sudáfrica en 1985 para grabar con músicos locales. Simon se sumergió en la música de Sudáfrica antes de su viaje, y se encontró con una canción de un grupo Sotho llamado Tau Ea Matsekha que quería grabar. El líder del grupo y compositor era Forere Motloheloa, quien tocó el acordeón. Cuando Simon llegó a los Ovation Studios en Johannesburgo, comenzó a grabar con el grupo, reelaborando su canción.
Motloheloa era de una zona llamada Lesotho, que está a unos 350 kilómetros de Johannesburgo, y él no hablaba inglés. A pesar de sus grandes diferencias culturales y musicales, Motloheloa y Simon fueron capaces de crear las pistas para esta canción, pero tomó un tiempo. El grupo africano estaba acostumbrado a grabar rápidamente, pero Simon les hizo grabar toma tras toma. "Tuvimos un sonido realmente genial, era un poco de todo sitios y necesitaba ser editada", dijo Simon sobre estas sesiones iniciales. Cuando salieron de esas sesiones con el sonido distintivo que Simon buscaba, preparó el escenario para el resto de su viaje, donde trabajó con otros grupos africanos y conoció a algunos de los músicos que lo acompañarían en la gira mundial de Graceland.
Se llegó a afirmar que Simon estaba utilizando el talento africano para su beneficio personal - sólo otro tipo blanco que saqueaba a su gente - pero Simon pagó a los músicos bien y dio créditos de composición a los autores de las canciones en la que basó sus pistas; "The Boy In The Bubble" se acredita a Simon y a Forere Motloheloa.
El tema que abre el álbum es, junto a Graceland, la canción favorita del mismo para Paul Simon. El texto nos hace reflexionar sobre los horrores y la insustancialidad que caracterizan a estos días de milagros y maravillas, aunque con un tono poético y esperanzado, contraponiéndose a una música rítmica y alegre. No escapa a la mirada irónica y un tanto cínica del autor la locura actual por el deporte o las efímeras estrellas del rock que dominan el panorama musical actual. Simon declaró que la canción trata del miedo y de la esperanza del mundo actual "...así es como veo al mundo, como un equilibrio entre los dos, pero en el que la esperanza empieza a ganar...". La letra es muy elaborada, con un estudiado lenguaje, muy poético y vivo, con uso abundante de la aliteración.



Volver a Discografía - Pagina Principal